El pasado sábado 27 de febrero en la Caja Rural del Sur fue presentado el Cartel de la Semana Santa de Sevilla 2021, obra del artista Chema Rodríguez.


Un Cartel cargado de simbolismos y una reflexión para este año marcado por la pandemia del Covid-19 que no tendremos pasos en la calle por segundo año consecutivo, pero sí Semana Santa en los templos. "Este cartel expresa un sentir común de los sevillanos: la espontánea construcción de un altar doméstico donde venerar sus devociones", así se ha expresado el autor de la pintura.


El mismo ha sido elaborado a través de diferentes perspectivas que el artista ha ido reuniendo gracias a las redes sociales y que ha querido reflejar en la parte trasera del Cartel. El Cartel se ha realizado en óleo sobre lienzo sobre madera. Se compone sobre una mesita de noche, donde se puede ver una corona de espinas, signo del padecimiento de la Pasión de Jesús. En la pared, estampas de las devociones más fuertes de la ciudad, el Señor del Gran Poder y la Esperanza Macarena. En el vacío del mueble aparece un Rosario. Otro de los objetos que destacan es una lamparita de aceite y un clavel sin vida de Semana Santas pasadas.

El Cartel de Semana Santa de Sevilla 2021 de Chema Rodríguez

El pasado sábado 27 de febrero en la Caja Rural del Sur fue presentado el Cartel de la Semana Santa de Sevilla 2021, obra del artista Chema Rodríguez.


Un Cartel cargado de simbolismos y una reflexión para este año marcado por la pandemia del Covid-19 que no tendremos pasos en la calle por segundo año consecutivo, pero sí Semana Santa en los templos. "Este cartel expresa un sentir común de los sevillanos: la espontánea construcción de un altar doméstico donde venerar sus devociones", así se ha expresado el autor de la pintura.


El mismo ha sido elaborado a través de diferentes perspectivas que el artista ha ido reuniendo gracias a las redes sociales y que ha querido reflejar en la parte trasera del Cartel. El Cartel se ha realizado en óleo sobre lienzo sobre madera. Se compone sobre una mesita de noche, donde se puede ver una corona de espinas, signo del padecimiento de la Pasión de Jesús. En la pared, estampas de las devociones más fuertes de la ciudad, el Señor del Gran Poder y la Esperanza Macarena. En el vacío del mueble aparece un Rosario. Otro de los objetos que destacan es una lamparita de aceite y un clavel sin vida de Semana Santas pasadas.